Mujer como ente de cambio.

0
297

 

por: Licda. Ireni A. Sierra Pérez.

La mujer es símbolo de delicadeza, amor, reinvento, decisión y sobre todo de vida.

Es ella que con solo una palabra puede arreglar un mundo desmoronado; con una idea puede solucionar situaciones que parecían no tener solución. En estas pocas palabras puedo definir a la mujer.

A pesar de lo dicho, éstas, para lograr que sean tomadas en cuenta como seres importantes que son para la familia y sociedad en general, fue necesario acciones extremas como morir en luchas y protestas por reivindicaciones. En 1908 el 8 de marzo, 129 mujeres fueron sacrificadas por reclamar mejores condiciones de vida laboral, murieron quemadas, encerradas en su lugar de trabajo, una fábrica en Nueva York Cotton Estados unidos.

Este hecho marcó el inicio de una nueva época para la valoración de la mujer y restructuración de mejores condiciones para el trabajador sobre todo cantidad de horas laborables.  Desde 1593 se inicia los reclamos para restaurar el horario de trabajo el cual era en ese tiempo de 10 a 16, horas diarias; se luchó desde entonces para que sean 8.

Estas mujeres asesinadas cruelmente por un patrón que solo le interesaba producción a costa de la sangre de sus trabajadores obligaba a que se labore 10 horas diarias; 129 mujeres con su lucha cambiaron esa decisión, lograron la igualdad en pagos con los hombres, y restablecer 8 horas como máximo tiempo laboral diarias.

Muchos países fueron asumiendo dicho cambio, y así la valoración de las potencialidades de las mujeres.

Hoy en día vemos como las féminas ocupan puestos representativos en el sector público y privado, causando cambios en los lugares donde están.

Puestos que antes estaban reservados para hombres hoy son ocupados por mujeres, y su desempeño es igual o mejor que estos.

Sin necesidad de presentar datos estadísticos, es notorio en las universidades y grupos sociales la mayoría de sus integrantes son mujeres. Cualquier capacitación que se brinde su asistencia es masiva; por lo que considero que las mujeres son más decididas a aceptar retos que los hombres.

La mujer como madre, es un ángel puesto al lado de cada hijo para orientar y bien dirigir hacia un camino recto.

En el libro de proverbios capítulo 31 es dedicado a la mujer virtuosa; esa mujer que hace hasta lo imposible para cambiar y transformar su entorno.

No cabe duda que la creación no estaba completa sin ese ser llamado mujer, aquella ayuda idónea para el hombre. (Génesis 2:18).