Día Mundial del Riñón: ¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia renal?

0
191
dia-mundial-del-rinon:-¿cuales-son-los-sintomas-de-la-insuficiencia-renal?

REDACCIÓN- Cada 10 de marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón, campaña de concientización global cuyo objetivo es crear conciencia sobre la importancia de nuestros riñones y reducir el impacto de la enfermedad renal y sus problemas de salud asociados en todo el mundo.

Los riñones filtran los desechos y el exceso de líquidos que hay en la sangre, los cuales se excretan en la orina. Cuando los riñones pierden la capacidad para filtrar, pueden acumularse niveles nocivos de líquido, electrolitos y desechos en el cuerpo.

En la enfermedad renal en etapa terminal, necesitas diálisis o un trasplante de riñón para mantenerte con vida. Sin embargo, también puedes optar por cuidados médicos conservadores para controlar los síntomas con el objeto de lograr la mejor calidad de vida durante el tiempo que resta vivir.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia renal?

Los síntomas de la insuficiencia renal pueden comenzar tan lentamente que la persona no los nota de inmediato.

Los riñones sanos evitan la acumulación de toxinas y el exceso de líquidos en el organismo y equilibran las sales y los minerales en la sangre, como el calcio, fósforo, sodio y potasio. Los riñones también producen hormonas que ayudan a controlar la presión arterial, producen glóbulos rojos y mantienen los huesos fuertes.

La insuficiencia renal significa que los riñones ya no funcionan lo suficientemente bien como para realizar estas funciones y, como resultado, se presentan otros problemas de salud. A medida que la función renal disminuye, la persona podría:

  • presentar hinchazón, generalmente en las piernas, los pies o los tobillos
  • tener dolores de cabeza
  • sentir picazón
  • sentirse cansada durante el día y tener problemas para dormir por la noche
  • sentirse mal del estómago, perder el sentido del gusto, sentirse inapetente o adelgazarse
  • producir poca o nada de orina
  • sentir calambres musculares, debilidad o entumecimiento
  • sentir dolor, rigidez o líquido en las articulaciones
  • sentirse confundida, tener problemas de concentración o problemas con la memoria